miércoles, julio 17, 2024
InicioBannerA veces se resuelven casos sin estar capacitado para ello. Una entrevista...

A veces se resuelven casos sin estar capacitado para ello. Una entrevista con Alejandro Vilpa.

En el México bronco donde la violencia -real e imaginada- sigue desatada y la vida no vale nada, para parafrasear a ese casi filósofo de la vida nacional llamado José Alfredo, la novela negra continúa aportando pistas para entender el mundo complejo de hoy. Y sigue atrayendo a escritores jóvenes como Alejandro Vilpa, con quien conversamos a propósito de su primera novela, La otra vida de Rebecca Smirnov.

1) ¿Cómo llegó a la novela policíaca?

“Llegué al género policíaco por medio de una de las cosas que más disfruto: ver películas sobre espías. Me intrigan los secretos internacionales y actividades de inteligencia y contra inteligencia. Como lector, mi primer contacto con el género negro fue al leer un libro que se volvería uno de mis favoritos: Invisible, de Paul Auster. Esto sucedió en una clase de apreciación literaria y cinematográfica. Cuando terminé de leerlo, quedé sorprendido con este autor, era la primera historia que me había hecho sentir miedo, incertidumbre y adrenalina.

“Como autor, tuve contacto con el género a través de la filosofía, durante la preparatoria. Estudiamos los dilemas morales y los contratos sociales, cuya violación puede ser considerada un crimen en la sociedad. La motivación por querer estudiar el tema y mi pasión por la narrativa, hicieron que finalmente escribiera una historia de crimen con dilemas morales, que se publicaría 10 años más tarde: La otra vida de Rebecca Smirnov”.

La otra vida de Rebecca Smirnov, retrato de una sociedad perdida - Impulso  Estado de México

2)   ¿Cuál es la aportación literaria y cultural del género en un momento con tanta violencia como este?

“La mayor aportación a los lectores, además de entretener, es empoderarlos a mirar a su alrededor. Las narrativas que cuento yo y otros autores del género, son un retrato de la sociedad en la que vivimos, contamos historias con elementos, que probablemente algún lector podría estar viviendo. Relatamos situaciones en las cuales cualquiera de nosotros podría caer, bajo las circunstancias indicadas. Y sobre todo, el género empodera a la audiencia a abrirse paso hacia el debate, mismo que es la piedra angular para solucionar los problemas en nuestra vida personal o nuestra interacción como sociedad. Yo mismo no me di cuenta de que estaba teniendo una relación tóxica, hasta que leí La chica del tren, de Paula Hawkins”.

3)   ¿Cómo evita los estereotipos del género cuando escribe?

“Yo pienso que los estereotipos no se evitan. El género negro tiene en su naturaleza el hablar sin reservas y sin límites, rompiendo cánones y jugando con estereotipos, si eso es lo que se busca. Este género permite al autor romper con la lógica humana y social, con tal de demostrar un punto. En mi libro el punto que planteo demostrar es que “Estamos condenados a ser libres”.

4)    ¿Hasta dónde pudo experimentar o extender las reglas del propio género literario?

“El género por sí mismo, cuenta con ciertas reglas no escritas que forman parte de una escuela tradicional. Tales como el típico detective que resuelve casos imposibles y se encuentra con mujeres inteligentes, hermosas y criminales; la famosa femme fatale. Sin embargo, existe esta corriente que viene del cine francés llamada neo-noir, es una manera de escribir mediante la ruptura de cánones  tradicionales y con la libertad de meter a la historia nuevos elementos sin dejar de utilizar los anteriores. En mi estilo de narrativa experimento con diferentes elementos, donde los protagonistas que resuelven el caso pueden ser civiles, aunque no estén capacitados para ello. Este y otros elementos que rompen con lo tradicional, son lo que permite que podamos romper las reglas como autores y jugar con la percepción del lector.

5) ¿Qué sigue después de Rebecca Smirnov?

“Me gusta pensar que “La otra vida de Rebecca Smirnov” es solo el inicio. Fue un libro que salió al mercado por medio de la auto publicación, con un sello editorial de Grupo Planeta (Universo de Letras). Me encantaría tener la siguiente entrega por un medio tradicional, estoy buscando que una editorial me absorba como autor y así continuar este camino.

“Actualmente estoy escribiendo una novela negra llamada El decapitado, que sucede en la época actual de la ciudad de México. También escribí el inicio de una precuela de mi reciente novela, que se llama “No me llames Rebecca Smirnov”. Lo que quiero decir es que amo escribir, seguiré haciéndolo y espero que los lectores y la industria sigan recibiendo con entusiasmo mis historias”.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Most Popular